cifranovgrandeDICIEMBRE

El Ministerio de Salud de la provincia, a través de Centro Único de Donación, Ablación e Implante de Órganos y tejidos (CUDAIO), informa que transcurrido el primer trimestre del año Santa Fe fue la segunda provincia del país en donación y trasplantes de órganos y tejidos.
Según datos de la Central de Reportes y Estadísticas de Incucai, entre el primero de enero y el 31 de marzo se concretaron en nuestra provincia 18 donaciones de órganos y 17 de tejidos, mientras que las cifras nacionales fueron 125 y 92 respectivamente.

De la totalidad de donaciones, se destaca que 77 pacientes de la lista de espera pudieron acceder a su implante a partir de donantes santafesinos. De ellos, 46 recibieron órganos y 31 fueron trasplantados de córneas. A su vez, se resalta que en el primer trimestre la provincia ha sido la que más implantes de tejido ha generado.

El Director de CUDAIO, Dr. Martín Cuestas, destacó que “los hospitales HECA de Rosario y Cullen de Santa Fe siguen siendo los de mayor generación de órganos y tejidos donados en la provincia”.

Más donaciones en sanatorios privados
En cuanto a la participación de los efectores privados en los procesos de donación, Cuestas señaló que hay un creciente compromiso de su parte a participar de actividades de procuración. “En todas las provincias coincidimos en que uno de los techos que tiene la donación es que el esfuerzo principal se hace en los hospitales públicos, y que es clave que los privados comiencen a comprometerse con la detección y coordinación de potenciales procesos donantes».

A su vez, el funcionario aplaudió el trabajo focalizado que se está haciendo en Santa Fe al respecto: «siguiendo lineamientos del Ministerio de Salud, hemos implementado un programa de integración de los efectores privados a las actividades de donación y los resultados ya van apareciendo: este año hemos tenido ocho procesos en seis sanatorios: Parque, de Niños, Alerces y Mapaci de Rosario, Garay de Santa Fe y Nosti de Rafaela”, agregó.

La función de CUDAIO en cada proceso incluye la coordinación, capacitación, supervisión, logística e intervención profesional, de acuerdo a la complejidad de cada proceso y al grado de preparación de cada efector para resolver las donaciones con sus unidades especiales.